Me encuentro por fin «en mi casa»

10 marzo 2023

Por fin, reconectada a mi energía vital. Saboreando un espacio interior más disponible, más libre para relacionarme con el entorno. Desde mis pies descalzos encontré mi Hogar.

Una energía más fresca me permite encontrar nuevos recursos. Ingenio, inspiración, intuición ahora se dejan ver entre la maraña que creía que me pertenecía.

A solo un paso

A solo un paso de tomar la iniciativa

A solo un paso de ganarle a la pereza

A solo un paso de conquistar a la pachorra

A solo un paso de mirar a los ojos aquella incomodidad que no me dejaba volver a casa.

Y todo comenzó tomando una decisión diferente aquella mañana,

una decisión tan sencilla y simple

pero que en mi cabeza era un gran drama

algo tan simple se me monstraba como una Gran subida al Everest

Aquella mañana tomé una decisión diferente y me trajo una nueva libertad de movimiento

Una nueva libertad que viajaba a cada célula de mi cuerpo, a mi entorno. Aquella mañana gané una nueva energía, una visión panorámica.

Aquella mañana decidí dedicarme un momento para mí, desnudarme de todos lo HACERES de aquella lista interminable «o eso creía yo», decidí solo por un momento No ser la indispensable, no creer que todo se derrumbaba solo por estar «ausente» por un momento.

Aquella mañana decidí quitarme los zapatos y sentir desde la planta de mis pies la VERDAD, la REALIDAD, la propia VIDA, la que late, la que engancha, la que es Energía Fresca y Auténtica, la que no miente, la que te conecta desde el mismo núcleo de la Tierra hasta tu centro más poderoso, que te sostiene aún en los estruendos más grandes.

Decidí ponerme descalza ante la Naturaleza y ahí encontré la mía propia

Desde entonces, ya no he podido dejar de hacerlo y desde entonces no me da miedo desnudarme y descalzarme porque es justo ahí donde ENCUENTRO POR FIN MI CASA, me recargo de esa Energía Vital que nos pertenece a cada una y a cada uno, a cada ser, que nace de la autenticidad, de la Verdad sobre nosotras mismas, nace de quitarnos el traje de vez en cuando para adentrarnos en algo tan sencillo como cuidarnos y dedicarnos tiempo.

Nace de algo tan sencillo y que a veces se nos hace tan duro «como subir el Everest». Porque nuestra mente a veces nos puede y una hilera de creencias se unen a nosotras desde tiempos muy antiguos, donde madres, abuelas, tatarabuelas…están dadas de la mano en esa fila. Pero, ellas también quieren, quieren que seamos nosotras las que VOLVAMOS A CASA, porque así ellas también podrán VOLVER.

Porque nuestra mente solo intenta protegernos de algo a lo que no está acostumbrada, pensando que nos hará daño, en forma de NO TENGO TIEMPO, HE DE HACER MUCHAS COSAS, ESO SON TONTERÍAS, cuando intentamos salir de la conocida Zona de Corfort.

En algún momento de la historia nos olvidamos de disfrutarnos y olvidamos con ello el acceso hacia la puerta de nuestro propio Hogar, olvidamos que aquí ya no nos sentimos perdidas, olvidamos que aquí está nuestra guía, vemos con claridad nuestros talentos y dones. Ovidamos que aquí habita la Seguridad y la Certeza.

¿Cómo en un mundo tan estresado podemos acceder ahí?

El mundo estresado solo es una parte de la historia, hay otro mundo que es mucho más amable, cuidadoso y amoroso y ese solo lo podemos crear nosotras y nosotros, desde nuestra propia casa, nuestro templo, nuestro cuerpo, nuestra Alma. Hacer aquello que te ensancha el corazón es lo que te trae a casa y luego desde casa creamos el camino, bajo una escucha profunda a nuestro ritmo, aquello que nos hace sentir que nuestro camino es orgánico.

Juega hermana,

baila,

ríe,

pinta,

besa,

báñate en el mar,

descálzate cada día,

respeta y escucha tu cuerpo,

agradece,

báñate en el silencio.

Hay que aprender a nutrir las buenas emociones que permiten a los humanos prosperar

El principio de todo fue la emoción. Sentir no es, pues, un proceso pasivo

Antonio Damasio

INVITACIÓN

1.- Habla a esa parte de tí que te pone excusas como si hablaras con una niña. ¿Qué le dirías a una niña que quiere ir a jugar pero le da miedo lo que se puede encontrar, o piensa que no sabrá cómo jugar?

2.- Elije un momento para regalarte y sobre todo anótalo en tu agenda, es una cita contigo misma.

3.- DESCÁLZATE, vete a la playa, al campo, a un parque si vives en la ciudad y comienza simplemente a caminar sintiendo como toda la planta de tu pie entra en contacto con la naturaleza y habla con ella, pídele que te guíe hacia lo que necesitas ahora. CONFÍA en lo que te dice, es tu intución que te habla.

PREGÚNTATE ESTO AL TERMINAR

1.- ¿ QUÉ HE GANADO?

Deja que tu voz interior conteste

Y en algún momento del camino me dí cuenta que lo más duro y resistente ya lo había pasado. Mirar a los ojos a esas limitaciones y decirle….todo está bien, esto también lo hago por tí.

Como siempre digo, quédate con lo que suma y simplemente suelta lo que no resuena contigo. No tenemos que coincidir en todo. Soy una pequeña parte de este Gran Universo, compartiendo una pequeña parte de mi hacia ti, dejando libre todo lo demás

Si quieres que te acompañe…contacta conmigo

Tratamiento de mis datos personales

Responsable del tratamiento: Sandra Vanessa Rodríguez Pérez. Finalidad: Envío de la información solicitada. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como los otros detallados en la política de privacidad